“Soy activa y optimista"

La vitalidad de Susan Santos no tiene fronteras. Así que ha decidido emprender un viaje a Perú como cooperante para contagiar su espíritu positivo a los estudiantes con los que convivirá durante tres semanas.

Es la segunda vez que visita el país inca. La primera vez lo hizo como mochilera, para conocer a las comunidades indígenas.

En esta ocasión, su responsabilidad va más allá, ya que viaja con el objetivo de ofrecer herramientas para mejorar la empleabilidad de 65 estudiantes del Instituto Superior Tecnológico de Santa María de Nieva, en la provincia de Condorcanqui del departamento de Amazonas.

Antes de viajar, se ha formado desde A Coruña, donde vive. También ha creado lazos con el instituto en el que impartirá el taller a través de la ONG Entre Culturas y el proyecto Work in Progress de la Obra Social ”la Caixa”, con el objetivo de conocer qué necesidades hay que cubrir y qué puede ofrecer según su currículum.

La premisa la tiene clara: “Quiero convencer a cada joven de que él mismo es generador de su propio cambio. Que la lucha es importante y que todo empieza y acaba dentro de cada uno de nosotros”. Por eso, quiere trabajar con ellos la comunicación verbal y no verbal, la expresión corporal y la oratoria, para que sean capaces de emprender y de gestionar sus emociones.

Cuando vuelva, le encantaría que su experiencia sirviera para crear conciencia y compartir lo que haya visto y vivido, y contagiar las ganas de ayudar y convencer de que podemos transformar el mundo con un poco de voluntad, explica ilusionada.

La vida es intensa y es necesaria la lucha

Susan Santos