El voluntariado es un sentimiento

Algo común en todos los voluntarios es la pasión con la que hablamos del voluntariado; la emoción que sentimos, porque el voluntariado es un sentimiento que brota de cada uno de nosotros y esto es lo que nos ha transmitido Cristina Minchot, voluntaria de Huesca.

Cristina ha sido voluntaria incluso antes de formar parte de "la Caixa" , es algo que lleva en la sangre.

No sólo es voluntaria en las diferentes actividades que tienen lugar en Huesca, también es cooperante internacional y coordinadora de la Social Week en Huesca.

Para Cristina no existe el pasado en el voluntariado, una vez colaboras ya lo eres para toda la vida: " es tan voluntario el que participa una vez de vez en cuando, como el que participa regularmente" .


Como coordinadora y organizadora de la Social Week tiene varios objetivos " ...que mis compañeros sepan qué se hace en el voluntariado y hasta donde llega" .

 

Nos quejamos mucho, pero hay que actuar en vez de lamentarse. Si sumamos esfuerzos todo puede cambiar

Cristina Minchot

Ens queixem molt, però hem d'actuar en lloc de lamentar-nos, si sumem esforços tot pot canviar.

Durante la Social Week, los voluntarios se introducen en las actividades habituales de las entidades y asociaciones y participan en otras que sin los voluntarios no podrían llevar a cabo.

También es muy útil para darse a conocer con las instituciones y los compañeros, es la manera de ayudar a establecer mejor comunicación.

"Los voluntarios de Huesca somos muy activos" nos comenta Cristina. Colaboran mucho con CADIS que es la Coordinadora de la Asociación de Personas con Discapacidad; hay un proyecto promovido por el  Ayuntamiento de Huesca, la Obra Social “la Caixa” y CADIS Huesca que se llama I+D (Huesca más Inclusiva)  que pretende conseguir avances significativos en la inclusión de las personas con discapacidad y/o dependencia en nueve ámbitos de actuación, con el fin de llegar a calificar a Huesca como ciudad inclusiva.

También participan en actividades con Down Huesca, una de las que disfrutan mucho se llama "los viernes cena y marcha" en la que sus miembros quedan para  cenar y tomar algo. Cristina y otros voluntarios han participado "les encanta, es una oportunidad para romper la monotonía".

Con ASPACE también colaboran y participan en la marcha por la nieve, y todo tipo de actividades que favorezcan la integración y la diversidad. Este verano dentro del programa Vacaciones en Paz, han traído a cinco niños del Sáhara con discapacidad.

La experiencia como cooperante internacional de Cristina, la llevó a Perú, donde trabajaron seis voluntarios en grupos de dos personas, en el proyecto Suma de CODESPA, trabajando en asociaciones locales. "...los voluntarios vivíamos juntos, compartíamos experiencias y nos ayudábamos mutuamente (...)nos complementamos y seguimos guardando una amistad..."

"La cooperación internacional genera vínculos especiales, no sólo con tus compañeros también con los beneficiarios y con los proyectos con los que has colaborado, nunca te desvinculas de ellos"

Cristina vive y siente el voluntariado y no deja de animar a sus compañeros para que lo prueben.

"Nos quejamos mucho, pero hay que actuar en vez de lamentarse...si sumamos esfuerzos todo puede cambiar. No hace falta hacer grandes cosas, todos tenemos situaciones cerca en las que podemos ayudar".