El voluntariado siempre va a más

Un ictus isquémico marcó un punto de inflexión en la vida de Paco Rebollar. La enfermedad hizo que le diagnosticaran una incapacidad absoluta y tuvo que dejar de trabajar. En ese momento de cambio decidió apuntarse al programa de Voluntarios de ”la Caixa”.

Un ictus isquémico marcó un punto de inflexión en la vida de Paco Rebollar. La enfermedad hizo que le diagnosticaran una incapacidad absoluta y tuvo que dejar de trabajar. En ese momento de cambio decidió apuntarse al programa de Voluntarios de ”la Caixa”.

Era 2013 y por entonces, en Cataluña, donde vive Paco, estaba activa una campaña de sensibilización promovida por la Asociación Española de Esclerosis Múltiple que se llamaba Una manzana de por vida y participó: “Ofrecíamos una manzana a cambio de un donativo económico y, en cuanto explicábamos para qué era, la gente no dudaba en colaborar. ¡Conseguimos muy buenos resultados!”.

Después de una actividad tan positiva decidió apuntarse al taller de economía doméstica para personas con discapacidad intelectual. “Los participantes estaban muy interesados, lo que aprendían les iba a producir un gran cambio en su día a día, y saberlo me produjo una gran satisfacción”. 

Después de tantos años colaborando, lo que ha aprendido este voluntario catalán es que “cada vez que participas en una iniciativa, aumenta tu deseo de colaborar más”.

“Cada vez que participas en una iniciativa, aumenta tu deseo de colaborar más”

Paco Rebollar

Comparte en redes sociales