La empatía, solidaridad y la bondad de los voluntarios

Para Sara Solé, el voluntariado y la labor social le han supuesto un cambio determinante en su vida.

La voluntaria de Barcelona Sara Solé asegura que el voluntariado le ha descubierto una faceta nueva de su propio entorno, su barrio, y sobre todo le ha dado a conocer a muchas personas vinculadas con la acción social.

Además de las relaciones personales, Sara indica que los vínculos que se establecen generan sentimientos muy intensos como la empatía, la solidaridad y la bondad. Además, casi inconscientemente se potencian valores como el altruismo, el humanismo y la igualdad. En resumen, un aprendizaje continuo que se puede aplicar en la vida personal y laboral. 

“De repente, ¡te transformas en una especie de coach positivo!” Sara explica como a pesar de que los voluntarios de ”la Caixa” se les identifica con la economía y las oficinas bancarias, una vez se traspasa esa barrera, el resultado son muchas emociones positivas e incluso sorpresa de la propia gente que les ve en las actividades.

Descubrir cosas nuevas es la esencia del voluntariado

Sara Solé

Comparte en redes sociales