No se trata de imponer, sino de proponer soluciones

“Ser cooperante no es dar lecciones, es proponer alternativas de mejora y acompañar a las personas” este es el lema del voluntario vasco Juan José Muguruza, más conocido como Juanjo.

Este voluntario y cooperante, por cuarto año consecutivo, ha colaborado en diferentes sectores y con diferentes colectivos, como él explica “las finalidades de la cooperación varían en función de las circunstancias mundiales que la Fundación prioriza cada año. Puedes estar destinado a América Latina, África o Asia”. Este verano pudo volver a Perú, país donde también realizó su anterior colaboración, a trabajar con las comunidades alpaqueras de la región de Huancavelica, situada a 3.700 metros de altitud en la cordillera de los Andes y una de las más humildes del país.

Ser cooperante es ponerte a un lado

Juan José Muguruza

Un único proyecto y cuatro objetivos

El objetivo de su colaboración consistía en aportar alternativas relacionadas con la cría de la alpaca, para integrar más los procesos, centradas en 4 líneas de trabajo: mejora de la comercialización de la fibra, mejorar el consumo de carne de alpaca, curtiembre de la piel y artesanía. “Para poder realizar un viaje de estas características y aportar conocimiento y alternativas reales hay que prepararse”, cuenta el voluntario. Para ello, Juanjo y su compañero de viaje, Julio Velasco, localizaron una granja de alpacas en Cantabria y estuvieron estudiando el proceso durante semanas para extraer el máximo de información.

Voluntario en invierno y cooperante en verano

La historia de Juanjo como voluntario coincide con la inauguración de un espacio dedicado a los niños del Hospital de Basurto en Bilbao, la Ciberaula hospitalaria de Mariscal. Cuenta que de lunes a viernes había un profesional encargado de dinamizar la sala, pero que durante el fin de semana se necesitaban voluntarios para mantener el espacio activo. Así que empezó a hacer difusión y una convocatoria entre los empleados de Bizkaia a la que se apuntaron 100 voluntarios, y ahí empezó su andadura. A día de hoy, en su ciudad, siempre que puede dedica tiempo a algún proyecto, ya sea con algún grupo de jóvenes haciendo refuerzo escolar o promoviendo el voluntariado.