Transformar la sociedad a través del voluntariado

El testimonio de Fernando Peris, voluntario de Castellón es una de esas experiencias que transmiten la energía y el positivismo de las personas que se entregan al máximo en el voluntariado.

Fernando afirma que una de las cosas más importantes que ha aprendido siendo voluntario es la capacidad de cambio que todos tenemos: “En cada rincón donde he estado colaborando, he encontrado a otras muchas personas desinteresadas buscando el bien común”.

Uno de los momentos que recuerda con más intensidad es la visita a los adolescentes de entre 12 y 17 años de un centro de acogida de Vinaròs. Junto a otros compañeros voluntarios se disfrazaron de Reyes Magos y les llevaron regalos. Las caras de estos jóvenes pasaron del asombro y la incredulidad a la ilusión más pura, y poco a poco se fueron convirtiendo en niños de 5 o 6 años que disfrutaron al máximo de esa experiencia que en su momento no pudieron vivir.

Fernando lo recuerda con mucha emoción y gracias a experiencias como ésta, defiende y anima a todos a vivir momentos así a través del voluntariado. En sus propias palabras: “He comprendido que el voluntariado es un elemento transformador de la sociedad”.
Para mejorar el mundo es necesario empezar por nuestro entorno inmediato.

Fernando Peris Pla