Ilusión y compromiso, cogidos de la mano

Juan Adolfo Collado es, desde hace cuatro años, el responsable de movilizar la Semana Social de Alcoy. Su cometido es ofertar a los empleados un amplio abanico de proyectos en los que participar durante esos días.

Año tras año, ha sido testigo del crecimiento de voluntarios durante esas jornadas. Es consciente de que a veces es difícil tomar la decisión de apuntarse o encontrar el proyecto donde involucrarse, pero sabe que “es muy enriquecedor conocer de primera mano los proyectos a los que se han donado fondos durante el año”, explica.

El día a día no permite pararse a pensar cómo se invierten las ayudas que se donan; por eso, poder participar en un taller o compartir tiempo con los beneficiarios “suele ser emocionante e incluso revelador”, comenta Juan Adolfo.

Este voluntario, con larga experiencia en el campo, es capaz de nombrar diez talleres con los que colaboran en su zona en menos de un minuto. Según relata, se puede participar en ámbitos dispares: “desde musicoterapia hasta talleres de cocina o incluso en la recogida y posterior reparto de alimentos en una residencia de ancianos”.

La relación de Juan Adolfo con el voluntariado es prácticamente intrínseca: “Mi madre me inculcó esta sensibilización con su ejemplo desde pequeño”,  expresa.  De hecho, Juan Adolfo fue el primer cooperante internacional de ”la Caixa” y actualmente es el vicepresidente de la Delegación de Alicante de Voluntarios de ”la Caixa” y el presidente de la Asociación de Donantes de Sangre de Alicante.

Durante esa semana, el ambiente que se respira en la oficina es de gratificación y, en algunos casos, sorpresa. Y puede constatar que los empleados repiten año tras año, e incluso en algunos casos se animan a colaborar de forma recurrente.

Ser voluntario es emocionante

Juan Adolfo Collado