La euforia de ser voluntario

Cada experiencia haciendo voluntariado es una suma de emociones y valores que aumentan la motivación que se vive al ayudar a los demás.

El testimonio de Juancho López Cortijo, voluntario de Murcia, es una de esas experiencias en las que se ve claramente la reciprocidad que se obtiene al ayudar a los demás.

Juancho ha estado vinculado con el voluntariado y con la acción social desde que era joven, pero a través de su vida laboral en Caixabank e involucrarse primero en la Obra Social y posteriormente en la Asociación de Voluntarios de ”la Caixa”, ha sido cuando más ha podido desarrollar esta faceta altruista: “Trabajar en ”la Caixa” me ha permitido vivir algo que tiene un valor infinito”.

Una de las cosas que más destaca es la plenitud que siente cuando realiza alguna de las actividades o iniciativas que lleva a cabo como voluntario: “Tras cada experiencia como voluntario de ”la Caixa”, vuelvo a casa eufórico y le cuento a mi familia todo lo vivido, a cuántas personas he conocido, sus historias…”

Tras cada experiencia vivida como voluntario de ”la Caixa”, vuelvo a casa eufórico

Juancho López-Cortijo

De todas estas experiencias, sin duda, Juancho se queda con la que vivió junto al Club de Natación Adaptada de Murcia en la piscina Inacua: "Fue un año muy especial donde pude conocer a personas y chicos maravillosos, que me aportaron muchísimo y a quienes les debo mucho. Desde esa experiencia me cambiaron muchas cosas y la recuerdo con mucha emoción”. Sin duda, Juancho es un ejemplo de cómo el voluntariado te devuelve de una forma u otra, todo el bien que se genera desinteresadamente.

Comparte en redes sociales