La fragilidad del ser humano

“Los seres humanos somos de cristal; frágiles y vulnerables, como una hoja en medio de un huracán”, esta es la conclusión a la que ha llegado Rosa María Moreno, voluntaria de Barcelona, después de acompañar, durante más de 10 años, a personas que sufren enfermedades raras.

Cuando el viaje de la vida está llegando a su fin poderlo llenar de compañía y amor es imprescindible: “por eso, siempre que puedo estoy al lado de estas personas”, relata emocionada.

Rosa está implicada con niños y familias con afectación de enfermedades raras en centros como el Hospital de Sant Pau o Sant Joan de Déu de Barcelona. Ella está dotada de una sensibilidad especial ya que acompaña a estas personas en cuidados paliativos para que su despedida sea más aceptada: “Llegar a la profundidad del ser humano y llenar de amor todas esas adversidades es algo muy bonito y emotivo. Nos hace más fuertes dentro de nuestra fragilidad”, concluye reflexiva.

Llenar de amor las adversidades es muy bonito y emotivo

Rosa María Moreno