Cocina online a través del voluntariado

En el conjunto de iniciativas online que la Asociación de Voluntarios de la Caixa ha puesto en marcha, algunas son actividades que se han readaptado a formato a distancia para que los voluntarios puedan seguir desarrollando su labor. Es el caso de Emilio Jorge Rodríguez, voluntario de León, que sigue con sus clases de cocina de forma online.

A partir de su jubilación, Emilio ha podido dedicar más tiempo a su faceta de voluntario, y desde entonces se ha metido de lleno en enseñar a los beneficiarios a aprender a cocinar. A través de trucos, consejos y elaboraciones básicas intenta trasmitirles la autonomía que da la cocina a uno mismo, y también les anima incluso a desarrollar su creatividad.

En su trayectoria ha colaborado con entidades y beneficiarios de todo tipo, pero sobre todo destaca los momentos pasados con Proyecto Hombre, con los mayores de La Casina y también con los beneficiarios que se ha encontrado en los diferentes pisos de acogida. De estos últimos, destaca sobre todo el ímpetu de los más jóvenes y las ganas de aprender que transmiten, “me ilusiona mucho ver cuando descubren que de alguna manera esto les va a valer a lo largo de su vida”. 

De sus clases en Proyecto Hombre recuerda con cariño la atención y el interés que todos los asistentes le demuestran, quedándose incluso a pasar más tiempo con ellos después de las clases. Con los mayores, destaca sobre todo ese plus que le dan cuando le transmiten sus recuerdos de madres y abuelas en la cocina, y sus formas de preparar determinados platos “son conocimientos que me transmiten hablando de sus propias vivencias. Esos recuerdos llevan una tradición importante y eso no tiene precio”. 

Emilio explica que cuando llegó el confinamiento, al principio se quedó un poco en blanco, pero tras el shock inicial se le ocurrió mantener su actividad de forma online. A través de sus vídeos explica cosas básicas para iniciarse en la cocina, desde trucos y buenas prácticas a la hora de preparar una ensalada, hasta animarlos a presentar un sencillo plato de fruta cortada de forma bonita ya que “también se come por los ojos” como él mismo comenta.

Para mi es muy gratificante compartir lo que sé, aunque sea desde casa.

Emilio Jorge Rodríguez

Sus vídeos se están compartiendo con asociaciones y entidades de la zona y están recibiendo respuesta sobre todo por parte de algunos jóvenes que se graban realizando sus recetas. “Para mi es muy gratificante compartir lo que sé, aunque sea desde casa”.

Emilio recuerda que las personas nos necesitamos y la labor de los voluntarios, sobre todo en estos tiempos, es fundamental. “Todos necesitamos de todos y tenemos que estar ahí para ayudar en lo que se pueda”.

Comparte en redes sociales