Una nueva forma de voluntariado por descubrir

Hace nueve años aproximadamente que Ángel Lozano realiza voluntariado participando en actividades en diferentes comunidades, Galicia, Castilla-La Mancha y ahora en Extremadura. Además, su actividad dentro de la Asociación de Voluntarios de ”la Caixa” comenzó a raíz de su interés por la labor y el legado de la Obra Social ”la Caixa”.

Ángel tiene muy buenos recuerdos de todas las actividades en las que ha participado, desde las visitas en residencias de mayores, hasta las salidas con niños en la Ciudad de la Cultura en Santiago de Compostela, pero si tuviera que destacar algunas, serían la IX Edición de la Vía Verde por la Integración en Calera y Chozas donde se encontró junto a otros voluntarios de varias comunidades, y también la Ruta por la integración en Cornalvo donde disfrutó de un fantástico día realizando actividades para los más pequeños sobre concienciación ecológica y cuidado de la naturaleza.

En palabras de Ángel, “es muy gratificante ver cómo se sienten las personas con las que colaboras y que más necesitan nuestro apoyo, eso es maravilloso”. Pero sobre todo destaca la importancia del mensaje y las enseñanzas que trasmite el voluntariado a los más jóvenes. Es decir, cómo tan sólo en una tarde pueden entender qué significa la solidaridad y cuánta importancia tiene en nuestra sociedad “la cara que ponen cuando lo ven y aprenden una lección, eso que tantas veces les decimos sobre ayudar al prójimo, ser solidarios,… Creo que es un aprendizaje esencial para ellos”.

Esta nueva forma de voluntariado se complementa muy bien y todavía no hemos explorado todas las posibilidades que tiene.

Ángel Lozano

Desde su domicilio Ángel no pierde la oportunidad de seguir colaborando y está muy implicado en el voluntariado online. Ha participado en Cadenas de vida compartiendo experiencias con personas mayores de una residencia en Palencia; junto a otros voluntarios de Extremadura da acompañamiento online a través de tablets a residentes mayores que ahora no pueden salir de sus habitaciones. Y también se ha apuntado a conocer el mundo del karate en una taller online de la Delegación de Extremadura. Sin duda, está exprimiendo el voluntariado online al máximo “creo que esta nueva forma de voluntariado se complementa muy bien y todavía no hemos explorado todas las posibilidades que tiene”.

Para Ángel, esta situación que estamos viviendo también será un punto de inflexión en la sociedad actual a todos los niveles y será el principio de un nuevo cambio hacia un mundo menos individualista, “estoy seguro que nos vamos a dar cuenta todos que algo debe cambiar, debemos ser más empáticos, solidarios, apoyarnos los unos a los otros y todos esos valores son la esencia del voluntariado”. Y recuerda, además, que es una muy buena opción para hacer más llevadero el confinamiento. Una manera de volver a aprender e incluso a enseñar a los más pequeños a ser más empáticos y solidarios.