El voluntariado online contra la soledad

Ana Isabel Pascual, voluntaria de Valladolid, comenzó su trayectoria dentro de la Asociación de Voluntarios de ”la Caixa” prácticamente desde sus inicios.

El voluntariado le ha servido para poder convertir sus ganas y espíritu de colaborar en acciones e iniciativas concretas, “pensé que podía participar de esa vocación y poner mi granito de arena sólo poniendo un poco de algo que tenía: tiempo”. Ana Isabel guarda un buen recuerdo de todas las actividades en las que ha podido participar, pero sobre todo tiene en mente una celebración del Día del Voluntario de ”la Caixa” junto a niños y niñas de todas las clases sociales y diferentes realidades económicas “lo recuerdo especialmente por el esfuerzo y la colaboración que se fraguó. No teníamos muchos medios y ayudaron amigos, compañeros, comerciantes y empresarios de la zona. Fue un día muy divertido”.

Para Ana Isabel, el voluntariado es muy gratificante y le aporta una satisfacción personal como pocas cosas en su vida. Sobre todo, valora mucho todas las personas que ha conocido y con las que se ha encontrado a lo largo de su camino como voluntaria de ”la Caixa”.

Con un poco de tiempo invertido en una carta podemos aliviar la soledad de alguien que no tenga a nadie.

Ana Isabel Pascual

Ahora mismo está participando en Cartas contra la soledad, actividad que considera muy necesaria porque pone el foco en algo muy común estos días “la soledad es un mal del mundo moderno, algo que la crisis sanitaria ha agudizado con el aislamiento”. Recalca la importancia de acompañar, de hacer sentir a alguien que no está solo y que se consigue a cambio de muy poca inversión de tiempo.

Por eso, anima a todos los voluntarios a seguir colaborando y transmitiendo esos valores fundamentales que lleva intrínsecos la acción social y que, además, pueden compartirse “hay actividades muy divertidas que se pueden hacer en familia. Es algo que une mucho y educa a las nuevas generaciones”.