Todos tenemos la capacidad de ayudar

Alejandra Vela, voluntaria de ”la Caixa” de la Delegación de Barcelona, comenzó su trayectoria en el voluntariado en 2019, impulsada por sus ganas de contribuir a la sociedad a cambio de un poco de su tiempo.

De todas las actividades en las que ha participado destaca sobre todo las iniciativas en beneficio de los niños: «Los niños tienen una capacidad muy sutil y honesta de decir las cosas, de sentirlas, de pensarlas... Cuando estoy en contacto con ellos aprendo más de la vida y de lo que de adultos vamos olvidando».

Actualmente, Alejandra está colaborando en “Cartas contra la soledad”, contactando con personas mayores en residencias e intentando hacerles más llevaderos estos días, en los que la soledad está aún más presente en sus vidas: «Sin conocer a las personas, conecto con ellas; es como si la energía llegara hasta todos los rincones y nos diera la esperanza y fuerza que necesitamos».

También está enviando cartas al personal sanitario del Hospital Universitario Virgen de Valme y del Hospital Universitario Virgen Macarena, en Sevilla. Alejandra manda sus palabras de ánimo a los profesionales que están dejando sus energías en intentar paliar esta situación. Y, por último, los pacientes ingresados por COVID-19 del Hospital Clínic de Barcelona también están recibiendo las cartas de Alejandra, que se está volcando desde casa, intentando acompañar a todas esas personas que ahora mismo necesitan sentirse arropadas: «Poder regalar mis palabras y mi tiempo a quien posiblemente las necesite ha sido para mí una experiencia muy gratificante».

El mundo debe sonreír más, amar más, empatizar más.

Alejandra Vela

Alejandra recuerda que todos tenemos la capacidad de mejorar nuestro alrededor y, sobre todo, de ayudar a alguien en circunstancias de necesidad: «Todos tenemos la posibilidad de ser útiles, y en estos momentos, aún más. Dar la mano y ser apoyo también es parte de la construcción de relaciones humanas más sanas».