El Programa de Mentoring continúa en su versión online

Desde la Delegación de Castilla-La Mancha nos llega la experiencia del voluntario José Luis Gallo. Desde 2012, ha sido testigo, con gran satisfacción, del crecimiento y la evolución de la red de voluntariado en Guadalajara.

José Luis recuerda los inicios y el objetivo principal que tenían de realizar una red de voluntariado en Guadalajara y crearla desde cero: «Con la ilusión del principio, intentamos contagiarnos de otras provincias y empezar a colaborar con entidades de la zona». Ahora explica con orgullo cómo, con el paso de los años, han conseguido establecer un gran grupo de personas implicadas y comprometidas y destaca, sobre todo, el buen ambiente y dedicación que les une: «Nos coordinamos entre todos para poder realizar las acciones sociales en función de nuestra disponibilidad».

Estos días, José Luis continúa con su labor dentro del Programa de Mentoring, pero ha cambiado los encuentros presenciales por la metodología online. A través de su colaboración con el Punto de Autoempleo en Toledo realiza un seguimiento por teléfono y mail a todos los emprendedores a los que asesora: «Yo necesito saber quién necesita ayuda y la idea que tiene. En base a eso les ayudamos a definir si es viable o no». Después de ese estudio previo, continúa con su asesoramiento siguiendo cada proyecto y mejorándolo junto a cada uno de los beneficiarios. Su participación en el Programa “Mentoring” es vocacional y muy gratificante, ya que ayuda a muchas personas a aprender cómo financiar y hacer posible su proyecto de vida: «Cuando recuerdo a alguna de las personas a las que hemos asesorado, que hoy tiene su negocio en activo: me emociono».

Además, José Luis también está colaborando en una acción de apoyo a personas mayores. A través de las llamadas que realiza periódicamente, mantiene contacto con ellos con el objetivo de que se sientan acompañados: «Simplemente charlando con ellos ya les alegras y pasan un buen rato».

Mientras haya gente con ganas y capaz de transmitir, esto será continuo.

José Luis Gallo

Desde su experiencia, José Luis ha comprobado que cada persona aporta y ayuda en función de sus posibilidades. Pero asegura que las sensaciones que experimenta al colaborar son equiparables a muy pocas cosas: «No se puede expresar bien con palabras, pero ayudando a los demás sientes una satisfacción personal que no te puede dar nada material». Además, recuerda la importancia del espíritu colectivo del voluntariado que «mientras haya gente con ganas y capaz de transmitir, esto será continuo y se mantendrá la llama».