«Ahora más que nunca, somos necesarios»

En épocas de crisis, como la que estamos atravesando, vuelven a asomar valores tan básicos y tan humanos como la bondad, el compromiso o la capacidad de escuchar. Características que en los últimos tiempos no son de escaparate, pero que siempre son necesarias.

Joana Gelabert, voluntaria de Baleares, ha comprobado en su voluntariado que es imprescindible aplicar estos valores fundamentales más allá de nuestro círculo cercano. Ella lo tiene claro y reivindica estas cualidades frente al marco superficial de la sociedad actual: «Hoy en día se ensalza la competitividad, el status económico y social, la belleza corporal, el reconocimiento social… Todos aceptamos que la bondad, la sencillez, la alegría, la ternura, la escucha o el compromiso no están de moda. Son palabras bonitas pero vacías, si no se ponen en práctica». Afortunadamente, con la acción social es posible trasladar la ayuda a quien más lo necesita.

Joana se lanzó al voluntariado a raíz de la primera Semana Social que se celebró. Participó como coordinadora de su zona y comprobó de primera mano todas las entidades con las que colabora la Asociación de Voluntarios de ”la Caixa”. Fue algo que le impactó mucho: «Siempre cuento que, para mí, fue como un bofetón que me hizo despertar y salir de “mi foto”. Todos vivimos en nuestro pequeño universo, como si fuera una foto, y lo que hay fuera de ella no existe o está demasiado lejos». En cierta medida, Joana era consciente de algunas de las necesidades que existen en nuestra sociedad, pero, ser testigo de primera mano, le dio una imagen real de la magnitud del problema.

Durante estos días, ese espíritu de ayuda no ha decaído, si no todo lo contrario. Desde su casa, ha dedicado parte de su tiempo a participar en varias actividades online, como "Cadenas de vida", o enviando cartas para enfermos ingresados. En sus textos ha intentado dar consuelo y ánimos, mitigando parte de la soledad de las personas a las que ha escrito.

Debemos adaptarnos y llegar como sea posible para poder ayudar.

Joana Gelabert

Joana es un ejemplo más de la capacidad de adaptación que proyectan los voluntarios. Además, ella misma recuerda que, ahora más que nunca, es importante aportar dentro de las posibilidades de cada uno: «No nos podemos quedar con los brazos cruzados, ahora más que nunca somos necesarios».