«Me emociona poder aportar algo a quien lo necesita»

El pasado mayo, Estela Mejide, voluntaria de Galicia, impartió el taller de educación financiera "Planificación de la economía doméstica" como ha hecho en otras ocasiones. Pero, esta vez, desde su propia casa.

El pasado mayo, Estela Mejide, voluntaria de Galicia, impartió el taller de educación financiera "Planificación de la economía doméstica" como ha hecho en otras ocasiones. Pero, esta vez, desde su propia casa.

Junto a su compañero voluntario, José María Landín, hacen tándem para aportar conocimientos de economía básica a colectivos en situación de vulnerabilidad. Estos días han cambiado los trayectos en coche por los encuentros digitales.

En esta última experiencia junto a Acción Contra el Hambre, 20 asistentes se conectaron desde sus hogares con ordenadores o móviles para atender a las explicaciones de Estela vía Zoom: «Fueron muy participativos y el taller fue fenomenal. Además, José María iba resolviendo dudas a través del chat y eso también ayudó a que fuera más dinámico».

Aunque Estela reconoce que con las actividades presenciales, al estar en la misma sala junto a los participantes, es más directo, el voluntariado on-line le ha abierto un nuevo mundo de oportunidades: «Ha sido una sorpresa porque, además de la comodidad de no desplazarte, puedes llegar a más gente solamente con un ordenador y una conexión a internet. Hay más posibilidades de ayudar».

Desde que se prejubiló, y con ello pudo emplear mucho más de su tiempo personal al voluntariado, Estela se ha convertido en referente de su zona del Programa de Educación Financiera: «Estar en contacto con colectivos desfavorecidos te pone los pies en la tierra y te hace entender mejor la sociedad en la que vivimos». Para ella, las personas en situación de vulnerabilidad son auténticos héroes que, a pesar de sus circunstancias, siguen adelante intentando mejorar su vida. «Cuando acabamos los talleres, José María y yo nos preguntamos cómo ha ido y siempre tenemos la misma respuesta: fantástico. Yo salgo emocionada de cada actividad por poder aportar algo a quien lo necesita».

A los mayores, el tema tecnológico nos da reparo pero no tiene misterio. Hay que lanzarse y ayudar.

Estela Mejide


Estela hace un llamamiento a aquellos voluntarios a los que el mundo on-line les dé inseguridad: «En general, a los que somos mayores el tema tecnológico nos echa un poco para atrás, pero no tiene ningún misterio. Hay que lanzarse a participar y ayudar».