Llamadas que aportan mucho

Vivir de primera mano la realidad de una residencia de ancianos aporta una perspectiva muy veraz del día a día de las personas mayores.

Es el caso de Ana Belén Toro, voluntaria de Baleares, que, por su trabajo, conoce bien la situación de las personas a las que atiende y, sobre todo, los sentimientos y preocupaciones que la pandemia les ha generado.

En su labor de voluntariado, Ana Belén empatiza con el colectivo de la tercera edad porque conoce su realidad y esto la ayuda en su faceta de voluntaria. Actualmente está participando en la actividad de acompañamiento Adopta un abuelo, proyecto finalista en los Premios EmprendedorXXI de CaixaBank. Esta iniciativa busca la conexión entre generaciones con el objetivo principal de proporcionar compañía y entretenimiento a las personas mayores que sufren la soledad. A través de llamadas semanales, mantiene el contacto con una mujer de Castilla-La Mancha: «Me cuenta su día a día, cómo está y sus planes o rutinas. Es una señora muy activa y muy simpática». Poco a poco han ido estableciendo una relación que se basa en la compañía y en escucharse la una a la otra: «Realmente es algo recíproco, yo escucho lo que ella me cuenta, pero a la vez también me ayuda ella a mí. Saber que, con mis llamadas, le alegro un poco el día es muy gratificante».

El proyecto continúa y Ana Belén seguirá fiel a sus llamadas semanales: «Siempre que ella quiera, yo continuaré. Es algo que para mí no supone ningún esfuerzo y sé que con ello estoy ayudando a alguien. Es lo menos que podemos hacer». 

Además de en Adopta un abuelo, Ana Belén ha colaborado en varias iniciativas durante el confinamiento como escribir cartas para niños o para personas mayores en residencias o enviar libros a niños hospitalizados e, incluso, posteriormente, ha participado en la recogida de alimentos para personas en situación de vulnerabilidad en su Ibiza natal: «Todas han sido muy buenas experiencias, de las que guardo un buen recuerdo». 

El voluntariado es algo que llevo muy dentro.

Ana Belén Toro


Ana Belén es voluntaria desde que cumplió la mayoría de edad. El ayudar a los demás en su tiempo libre está muy presente en su vida: «El voluntariado es algo que llevo muy dentro. Es una experiencia maravillosa que creo que hay que probar una vez en la vida y comprobar lo que se siente».