Solo es necesario escuchar

Una llamada de teléfono con una conversación agradable y distendida puede marcar la diferencia para una persona que pasa muchas horas en soledad.

Ésta es la máxima de la iniciativa “Adopta un abuelo” en la que voluntarios como Antonio Arias establecen contacto con una persona mayor que se les asigna a través del programa: «Ellos necesitan hablar, pero sobre todo necesitan a alguien que les escuche y les preste atención».

En las conversaciones que mantienen Antonio adopta un papel de receptor y deja que su interlocutor, en su caso un señor mayor de Valladolid, se desahogue si en ese momento lo necesita o que simplemente le cuente qué tal le ha ido el día: «Le pregunto por sus rutinas de paseo, qué ha hecho esa mañana, cómo se encuentra… Suelo dejar que él saque los temas para que sea algo llevadero y entretenido para él».

Cada semana agendan la siguiente llamada y Antonio reconoce que el beneficiario la espera con ilusión. Según sus propias palabras: «Este tipo de actividades son las que te enganchan al voluntariado, porque entiendes que estás haciendo el bien directamente hacia otra persona desinteresadamente».

Recibo más de lo que yo les puedo dar. Es muy gratificante.

Antonio Arias


Aunque siempre ha tenido la labor social muy presente en su vida colaborando con varias entidades, hace tres años que Antonio comenzó como voluntario en la Asociación de Voluntarios de ”la Caixa”: «He colaborado en numerosas actividades pero sobre todo me impactan las relacionadas con personas con discapacidad. Lo que recibo es incluso más de lo que yo les puedo dar. Es muy gratificante».