«El voluntariado genera empatía, te ayuda a entender mejor el mundo»

Dar parte de tu tiempo y energías en beneficio de otras personas que lo necesitan es una experiencia personal muy enriquecedora. Si, además, traspasas las fronteras de tu día a día para vincularte al 100% al proyecto, se convierte en un momento vital único. Es el caso de los CooperantesCaixa.

Dar parte de tu tiempo y energías en beneficio de otras personas que lo necesitan es una experiencia personal muy enriquecedora. Si, además, traspasas las fronteras de tu día a día para vincularte al 100% al proyecto, se convierte en un momento vital único. Es el caso de los CooperantesCaixa.

Roser de la Torre, voluntaria de Barcelona, participa en el programa CooperantesCaixa desde hace tres años y lo considera una oportunidad excepcional: «Es un programa que te permite conocer la realidad de otros países y entender de qué forma poder aportar mejoras en el día a día de sus habitantes. Gracias al trabajo en equipo, unimos nuestros conocimientos sobre un área junto al contexto cultural de las personas que nos acompañan y todo ello suma una experiencia muy enriquecedora».

Durante los últimos tres años, Roser ha participado en varios proyectos con diferentes objetivos, según las necesidades de cada zona: desde educación digital en Perú, hasta inserción laboral para jóvenes en Mozambique. Estas experiencias en terreno se viven muy intensamente debido a la inmersión total en las tres semanas que dura la estancia de los voluntarios: «Es un proyecto que te da unas vivencias únicas. Hacemos vida allí yendo al mercado local, conociendo el entorno, su cultura, la música, los bailes... Además, la gente es muy amable, te abren su corazón y compartir todas esas experiencias y perspectivas de vida es algo conmovedor. Te abre la mente».

Roser, como trabajadora de la entidad, valora mucho esta oportunidad de voluntariado tan especial: «Estamos acompañados desde el inicio del proceso, en las entrevistas, la presentación de los proyectos en los que vamos a participar… Recibimos una memoria sobre el proyecto en la edición anterior y nos da mucha información. Y sobre todo, poder conocer a otros compañeros con las mismas inquietudes es muy inspirador».

Este año, debido a las restricciones sanitarias por la pandemia, no han podido viajar al destino de los proyectos. Sin embargo, se ha establecido una forma de colaboración virtual que también tiene sus beneficios, ya que les permite organizarse y poder aportar su tiempo de manera más continua: «Ahora podemos trabajar durante el día en el momento que nos venga mejor. Es una forma de colaborar más a largo plazo y, por tanto, hay más seguimiento. Lo más complicado es poder coincidir a nivel de horarios, pero poco a poco vamos avanzando en las sesiones».

Actualmente, está desarrollando junto a las 5 personas que conforman su equipo de trabajo de esta edición, una continuación del proyecto “Juntos” en el que ya participó el pasado año. Se compone de una red de 30 entidades de Mozambique impulsada por la Fundación Aga khan en Maputo y la Fundación “la Caixa”. El objetivo es compartir y ampliar el conocimiento de las entidades locales para dar respuesta a los diferentes retos y necesidades del país en salud y educación, como, por ejemplo, prevención contra la malaria o absentismo escolar y promover una sociedad cohesionada, sostenible e inclusiva.

El voluntariado te hace salir de tu burbuja y comprender otras formas de vida.

Roser de la Torre


Sin duda, la experiencia de Roser como voluntaria le ha dado un punto de vista totalmente distinto de su propia realidad: «El voluntariado genera empatía y te ayuda a entender mejor el mundo. Te hace salir de tu burbuja y comprender otras formas de vida».