«El voluntariado te llena el alma»

Escuchar la emoción con la que describe su voluntariado Àngels Farrés, Voluntaria de la Caixa de Tarragona, da muchas pistas de la importancia que tiene en su vida.

Desde su jubilación, Àngels ha podido dedicar más tiempo a su actividad como Voluntaria de ”la Caixa”, que le mantiene activa y le hace sentirse muy útil. Una de sus iniciativas favoritas es Acompañar en la Lectura, en la que, además, es voluntaria referente en su zona: «El tiempo que paso junto a los niños es algo que me llena muchísimo. Además, cuando ellos se dan cuenta de que les prestas atención, les escuchas y te importa lo que cuentan es algo maravilloso».

Àngels tiene varias experiencias que recuerda con mucho cariño como, por ejemplo, las sesiones con Víctor, con quien escribió un cuento a cuatro manos: «Comenzamos de forma presencial y cuando llegó el confinamiento continuamos a distancia. Escribimos el cuento a partir de unas fotos que yo le mandé. Fue una experiencia fantástica porque a él le interesó mucho y participaba con ilusión».

La relación con las familias también es uno de los puntos importantes de su implicación en Acompañar en la lectura, sobre todo, después del confinamiento donde las sesiones de lectura se convirtieron en algo muy importante para los niños: «La madre de Lucía, una niña de 9 años a quien acompañé sustituyendo a otra voluntaria, me contó cómo le cambiaba el ánimo cuando colgaba el teléfono después de estar con ella. Es imposible que te digan esto y no te llene el alma».

Ahora, junto a La Ballaruga, entidad que trabaja para dar apoyo socioeducativo a familias de la zona, están preparando las siguientes sesiones virtuales y organizando los grupos con los nuevos niños y niñas que se han apuntado: «Estamos muy emocionados porque repiten casi todos. En total son 18 niños de familias de aquí de El Vendrell».

En el voluntariado llega un momento en que no sabes quién da y quién recibe.

Àngels Farrés

Àngels junto a uno de los niños asistentes a las sesiones de Acompañar en la Lectura. © Laia Sabaté.


Àngels reconoce que en cada actividad aprende muchísimo y su voluntariado le aporta dosis de positivismo a su día a día: «Con los niños se establece una confianza en la que ellos me cuentan sus cosas y eso es fantástico. He aprendido incluso sobre youtubers e influencers que me va muy bien para contárselo a mis nietos». Para ella, una de las cosas más gratificantes que hay es notar esa gratitud: «En el voluntariado llega un momento en que no sabes quién da y quién recibe, pero ver cómo las personas te agradecen tu dedicación es algo que no se puede explicar».