«Con el voluntariado contagias esperanza y ganas de vivir»

Los beneficios del voluntariado en los propios voluntarios que colaboran es una parte no tan visible pero igualmente importante y que destacan muchos de los Voluntarios CaixaBank.

Es el caso de Miguel Pellegrino, Voluntario CaixaBank de Girona, quien asegura que el voluntariado le ha aportado mucho a su día a día: «Ser voluntario me ha dado la vida misma. Me ha hecho sentirme útil y continuar con una actividad diaria en la que además, puedo ayudar a otras personas».

Para Miguel, una de las grandes ventajas de hacer voluntariado es la capacidad de poder continuar activo y seguir participando en la sociedad: ˆPersonas como yo, que hemos tenido una vida laboral muy activa, al llegar a la jubilación paras en seco y esto te hace plantearte tu situación personal. Por eso, el voluntariado es tan importante para mí, porque, además de ayudar, tú también recibes y te mantiene bien anímicamente».

Miguel está muy vinculado a actividades con gente mayor y también con colectivos de personas con discapacidad: «El cariño que te aportan solo con pasar un rato con ellos es inmenso. Es una recompensa que no tiene precio».

Aunque reconoce que el voluntariado presencial se disfruta de forma diferente, también ha podido continuar su labor a través de las acciones on-line: ˆEstoy satisfecho y agradecido a la tecnología que nos ha permitido continuar y poder hacer voluntariado, en estos tiempos, de forma segura desde casa». Una de sus experiencias favoritas estos meses ha sido la iniciativa Adopta un abuelo: «Lo disfruto mucho y me ha tocado atender a personas mayores que incluso eran más jóvenes que yo. Es una actividad muy enriquecedora porque, aunque no les conozcas, al final tienes un trato casi de amigo». 

Animo a que todo el mundo pruebe el voluntariado.

Miguel Pellegrino

Siempre que puede, Miguel no pierde la oportunidad de recomendar el voluntariado, basándose en su propia experiencia: «Siempre que he tenido que hablar en público he tratado de incentivar a la gente para que se hagan voluntarios porque te da vida y, además, contagias esperanza y ganas de vivir».