«El voluntariado te mantiene con los pies en el suelo»

El voluntariado da la posibilidad de comprender otras realidades y entrar en contacto con las circunstancias de otras personas en situaciones menos favorables. Esta es una de las principales características que destacan la mayoría de los Voluntarios CaixaBank.

Para Mari Carmen Sánchez Salas, de la Delegación de Almería, ser Voluntaria CaixaBank y poder participar del voluntariado en su propia empresa le supone una oportunidad única: «Es el aspecto humano de trabajar en banca. Podemos experimentar de primera mano la capacidad de alcance que tiene la ayuda que se proporciona”.

A nivel de experiencia personal, Mari Carmen considera el voluntariado como un recordatorio de realidad: «Creo que ser voluntaria te mantiene un poco con los pies en el suelo con respecto a la sociedad. Eres consciente de que hay muchas personas que lo están pasando mal y que siempre hay alguna manera en la que podemos ayudar».

Su larga trayectoria en la Asociación de Voluntarios de CaixaBank le ha permitido poder participar en muchas iniciativas que recuerda con cariño, especialmente las relacionadas con la infancia: «Al ser madre, quizá estoy más concienciada y las actividades con niños me emocionan bastante. Por ejemplo, participar en el Árbol de los Sueños y comprobar la ilusión que ponían los pequeños en sus cartas, me impactó mucho».

A raíz de la pandemia, Mari Carmen también ha sido parte del voluntariado on-line colaborando en acciones de acompañamiento telefónico: «A través de llamadas semanales, estuve haciendo acompañamiento telefónico a una señora mayor que no tenía familia directa y así le hacía algo de compañía».

El voluntariado es una de las cosas que compensan el día a día.

Mari Carmen Sánchez Salas

Mari Carmen asegura que colaborar a través del voluntariado es algo que siempre ha tenido muy interiorizado incluso en su familia: «Una de mis 4 hermanas es enfermera y realiza voluntariado internacional en Bolivia y siempre hemos tenido muy presente la labor social. Para mí, ser voluntaria es algo que realmente complementa mi día a día y me hace ver que pongo mi granito de arena».