«Ser voluntaria me hace poder aportar mi parte a la sociedad»

Para Cristina Lliró, Voluntaria CaixaBank de Cataluña Central, el voluntariado es un aspecto importante en su vida que le permite poder participar y colaborar para mejorar la vida de otras personas que lo necesitan.

La actividad como voluntaria de Cristina le ha permitido comprobar muchas realidades distintas a la suya y, con ello, la necesidad de ayudar: «Siendo voluntaria compruebas que no todo el mundo tiene la misma situación que tú y que conseguir calidad de vida decente, en algunos casos, es muy difícil. Por eso el voluntariado es tan importante, porque ayudamos a mejorar».

Desde su experiencia, ha comprobado que cualquier acción, por poco esfuerzo que conlleve, marca la diferencia y este año con la necesidad de quedarnos en casa, aún se ha demostrado más.

Durante los meses del confinamiento, Cristina participó en actividades de acompañamiento a personas mayores, dando su toque personal: «Por buscar un poco más de entretenimiento para ellos, en lugar de cartas yo me grababa vídeos en casa y los mandaba, así también era algo que podía llegar a más residentes de muchas zonas». Valiéndose de su creatividad e imaginación, en cada vídeo les mostraba algo diferente: «Les contaba historias de cuando yo era pequeña para que recordaran esa época de sus vidas. También les leía cuentos o poemas, como, por ejemplo, de Joana Raspall, que son muy entendibles y entretenidos. Todo con el objetivo de animarlos y que pasaran un rato divertido».

Posteriormente, Cristina recibió un vídeo de una residencia en la que las personas mayores le contestaban agradeciendo mucho su iniciativa: «Ha sido una experiencia muy bonita y positiva tanto para ellos como para mí porque ha sido diferente y ha valido la pena».

Con poco esfuerzo, incluso desde casa, se ayuda mucho.

Cristina Lliró

Durante estos días, Cristina también ha participado en la revisión de las cartas para la iniciativa El Árbol de los Sueños: «Ha sido muy emocionante leer las cartas de los niños y pensar en la ilusión con la que las escriben. Este es un ejemplo de que, con poco esfuerzo, incluso desde casa, se ayuda mucho. Es un tiempo que todos podemos dedicar para aportar nuestro granito de arena».