De la biblioteca a la lectura en casa

Los Voluntarios de ”la Caixa” de la Delegación de Tarragona han reenfocado los encuentros del Programa “Acompañar en la lectura” para poder continuar con la actividad de forma online.

Hasta que llegó el confinamiento, sólo en Tarragona, había alrededor de 40 voluntarios participando de forma presencial en el Programa “Acompañar en la lectura”. Esta iniciativa tan apreciada tiene como objetivo ayudar a los niños y niñas de 4º, 5º y 6º de primaria a mejorar su comprensión lectora, competencia fundamental para el éxito escolar.

“Acompañar en la lectura” basa su funcionamiento en la metodología LECXIT promovida por la Fundació Jaume Bofill: «LECXIT tiene como objetivo incrementar el éxito educativo de los niños y niñas a través del trabajo para la mejora de su comprensión lectora». La clave de sus buenos resultados está en la combinación de tres factores importantes: los voluntarios y voluntarias, las dinámicas lúdicas y amenas y la implicación del entorno de los menores que participan.

Los voluntarios de El Vendrell fueron los pioneros en retomar estas sesiones de forma online, adaptando la actividad a las posibilidades de cada niño, de su familia y de los recursos disponibles. A través de juegos lingüísticos, libros en formato pdf y mucha imaginación, han podido continuar practicando la lectura junto a los menores que pertenecen la Asociación La Ballaruga. Este contacto semanal ha sido, además, una ayuda emocional para todos ellos durante estos días de confinamiento.

El resultado ha sido tan positivo que esta actividad online se ha trasladado a otras poblaciones como Valls, el Barri Camp Clar de Tarragona y Reus. Próximamente, la Delegación de Terres de l’Ebre también la activará en Tortosa.

Se ha establecido una dinámica por parejas de un voluntario o voluntaria más un niño o niña en el que se utilizan diferentes materiales de lectura en formato pdf e imágenes. Estas propuestas varían en función de los intereses de los participantes. Además, internamente, los voluntarios comparten ejercicios o actividades diferentes, que sirven de inspiración para todo el grupo. 

 

Como anécdota, en algunos casos, se están sumando a las sesiones los hermanos y también las madres de los participantes, compartiendo una experiencia en familia. Incluso se organizó un encuentro colectivo vía Zoom con el grupo de Camp Clar, que fue todo un éxito, en el que los menores disfrutaron mucho.

Sin duda, un ejemplo más de una combinación ganadora: el compromiso y la dedicación de los voluntarios, junto a las posibilidades que da el entorno online.

Noticias relacionadas